Los fabricantes de monitores están aprovechando la conexión USB tipo C que incluyen cada vez más portátiles para añadir a su catálogo más monitores portátiles de electrónica más sencilla. En vez de utilizar la conexión de datos USB para recibir una señal de vídeo en algunos casos deficiente, pueden usar la señal DisplayPort 1.2 de estos conectores para mostrar una señal de mayor calidad. AOC ha puesto finalmente a la venta el monitor portátil I1601FWUX.

Incluye un panel IPS de 15.6 pulgadas con una resolución de 1920 × 1080 píxeles, con un brillo de 220 nits, un contraste estático 700:1, refresco de 60 Hz y un tiempo de respuesta de 5 ms. No son características que vayan a aportar una gran calidad de color o que se vea bien en cualquier situación, pero es un buen monitor secundario para situaciones en las que sea necesario. El ángulo de visión se queda entre los 160º en horizontal y vertical. La pantalla se autorrota al cambiarla de horizontal a vertical, y cuenta con un menú de opciones integrado.

Su tamaño es de 235 × 376 × 8.5 mm, con un peso de 800 gramos. Se conecta mediante USB tipo C, a través del que se alimenta y recibe señal de vídeo. Su consumo se sitúa en los 8 vatios. El panel cuenta con tecnologías de reducción de luz azul y antiparpadeo, y AOC indica que se puede usar con juegos sin problemas. Incluye una tapa inteligente —no sé muy bien qué quieren decir con ello— que se puede usar de soporte.

Su precio se sitúa en unos 200 euros, 199 dólares o 199 libras.

Vía: Guru3D.