Thermaltake está poniendo en el mercado en los últimos meses múltiples cajas de PC con diseño similar y cambios de tamaño u otros menores. Por eso la View 32 TG RGB es una nueva iteración de lo que ya tiene en su catálogo, aunque no le resta calidad de diseño. Su amplio panel lateral de cristal templado instalado con goznes, deja ver los tres ventiladores de tipo Riing RGB que hay en su interior. También dispone de una ventana de cristal en el otro lateral, así como en el grontal y parte superior.

La iluminación se puede elegir entre varios efectos distintos desde la parte superior gracias a la inclusión en la parte posterior de la placa base de un concentrador de conexiones RGB para hasta ocho dispositivos. En ese mismo panel hay dos puertos USB 3.0, dos USB 2.0, dos de audio de 3.5 mm, botón de arranque y reinicio.

La distribución interior no es la habitual compartimentada, sino que la parte de la gestión del cableado es algo más gruesa para ocultar en ella dos unidades de 3.5 pulgadas y dos de 2.5 pulgadas, todas en sus propias bandejas. También se puede instalar otra unidad de 2.5 pulgadas en la zona principal. Los pasacables disponen de engomado, y se aportan correas con velcro para la gestión del cableado —y hay mucho hueco para dejarlo todo bonito—.

La caja tiene un tamaño de 480 mm × 227 mm × 524 mm (al. × an. × pr.) y pesa 8.2 kg. Se pueden instalar seis ventiladores de 120 mm en la caja —tres frontales, dos superiores y uno trasero—, y cuentan con sus propios filtros de aire. Además, esas zonas están adaptadas para instalar radiadores de refrigeración líquida. La máxima altura del disipador de CPU es de 160 mm, la longitud de tarjeta gráfica es de 400 mm y la fuente de alimentación es de 220 mm.