Amazon ha cambiado en el último año totalmente de estrategia. De funcionar siempre a beneficios cero, ahora busca ampliar beneficios trimestre tras trimestre. Los tres primeros meses de 2018 ha tenido ese resultado, con unos ingresos de 51 040 millones de dólares, sorprendiendo a los inversores y haciendo que subieran las acciones un 7 % fuera de la actividad normal en el parqué. Esto supone un aumento interanual del 43 %, aunque en esta ocasión se incluye las ventas de Whole Foods.

Los beneficios de la compañía fueron de 1600 M$, que es una cifra impensable para Amazon hace dos años. Además, los ingresos aumentaron un 43 % en Norteamérica —no me queda claro si incluye a México, porque no siempre que los estadounidenses dicen «Norteamérica» incluyen a este país también norteamericano—, y un 34 % en el resto del mundo.

Los ingresos de Amazon Web Services (AWS) aumentaron hasta los 5440 M$, un 49 % respecto al mismo trimestre de 2017, lo que hace que siga siendo, y por diferencia, el proveedor de servicios en la nube más popular. El otro sector en el que ha aumentado ingresos notablemente, un 139 %, es de la publicidad, con 2030 M$.

Sobre el servicio Prime, dijo recientemente que había aumentado sus suscriptores hasta sobrepasar los 100 millones en todo el mundo. En EE. UU. ha planeado una subida del precio del servicio de los 99 dólares actuales hasta los 129 dólares. Eso supone más de 1000 millones de dólares adicionales a ingresar, lo que probablemente vaya directamente a la cuenta de beneficios de la compañía.