Microsoft es el siguiente en presentar sus resultados trimestrales correspondientes al primero del año, y son igualmente positivos. Los ingresos de la compañía aumentaron un 16 % respecto al mismo periodo de 2017, situándose en los 26 800 millones de dólares, con unos beneficios que subieron un 23 % hasta los 8300 M$. En esta ocasión todas las divisiones de la compañía —Productividad y Procesos Empresariales, Nube Inteligente, y Computación Más Personal— mejoró ingresos, por lo que no hay solo un motivo para esta fuerte mejora.

La división de Computación Más Personal aumentó ingresos un 13 % hasta los 9900 M$ con unos beneficios de 2500 M$, y engloba a Windows, Xbox, y otros dispositivos, así como la publicidad de su buscador. En el apartado de los videojuegos, los beneficios aumentaron un 18 % hasta los 2300 M$, con una mejora de ventas de juegos de Xbox del 24 %. Microsoft ya cuenta con 59 millones de usuarios activos en Xbox Live. Las ventas de los productos Surface aumentó un 32 % hasta situarse en los 1100 M$, lo que respalda la apuesta por el hardware de Microsoft. Las ventas de licencias de Windows aumentaron un 11 % en el sector empresarial, pero disminuyeron un 8 % en el de consumo.

La división de Nube Inteligente ingresó 7900 M$ con beneficios de 2700 M$, empujado por el aumento de ingresos del 93 % procedentes de Azure, y los servicios prémium de Azure aumentaron en una «cifra de tres dígitos», según la compañía. Por último, la división de Productividad y Procesos Empresariales, que engloba las licencias de Office, Exchange y otros programas empresariales, creció un 17 % hasta los 9000 M$. Esto incluye un aumento del 37 % en los ingresos de LinkedIn.

Vía: Ars Technica.