EE. UU. ha sacado las uñas hacia las empresas tecnológicas más afines al comunismo de mercado que es ahora mismo China, y tanto Huawei como ZTE se han visto perjudicadas perdiendo contratos gubernamentales. Sin embargo, la Administración Trump ha vetado las ventas de ZTE (Zhongxing Telecomunications Equipment) en el país durante los próximos siete años debido a una multa impuesta de 1190 millones de dólares por una «conspiración multianual» que violaba el embargo impuesto por EE. UU. a Irán y Corea del Norte, proveyendo al país de equipos de comunicaciones fabricados en EE. UU.

El acuerdo negociado entre ZTE y el Buró de Industria y Valores así como el Departamento de Comercio indica que durante ese periodo «no puede participar, directa o indirectamente, en cualquier forma de transacción que implique bienes, software o tecnología» exportada desde o importada a los EE. UU. de acuerdo con las regulaciones del país.

Debido a lo que se indica de «software» ahora se viene diciendo que ZTE no va a poder utilizar Android en sus productos. Podría no ser correcto ya que ZTE no tiene que pedir permiso para usar Android al ser de código abierto y no tiene que negociar con Google su uso, pero sí necesita pedirlo para preinstalar aplicaciones como Play Store, Chrome o Fotos.

Teniendo en cuenta que los documentos los han revisado los abogados de ZTE y que la compañía vendió algo más de 46 millones de teléfonos inteligentes en 2017, no creo que haya optado por negociar un contrato que le deje totalmente fuera del mercado Android. Es posible que pudiera crear una ROM de Android basada en la versión libre y dando la opción a los compradores de los teléfonos Android de instalar la Play Store por separado, lo cual de todas formas sería algo molesto para el comprador.

Google y ZTE aparentemente están hablando sobre las opciones que tiene la compañía para usar Android tal y como viene usándolo hasta ahora en sus teléfonos. El embargo estadounidense a ZTE dura hasta el 13 de marzo de 2025. El documento negociado entre ZTE y EE. UU. lo podéis consultar en la web del Gobierno estadounidense.