BenQ ha anunciado un nuevo monitor profesional, SW240, y lo está posicionando para el sector de la fotografía debido a una alta precisión en la reproducción del color. El panel IPS utilizado dispone de color de 10 bits con tabla de búsqueda (LUT) 3D de 14 bits, y cubre el 99 % del espacio de color Adobe RGB , el 100 % del sRGB, y el 95 % DCI-P3. Está calibrado con una ΔE —variación del color sobre el ideal— inferior a 3, por lo que no es perceptible para el ojo humano.

Es compatible con calibración por hardware, y BenQ vende por separado una visera para eliminar totalmente los reflejos de la pantalla. El panel tiene un tamaño de 24.1 pulgadas con resolución de 1920 × 1200 píxeles, con un tiempo de respuesta de 5 ms GaG y un refresco de 60 Hz, además de un brillo de 250 nits y 1000:1 de contraste estático.

Tiene pocos marcos de pantalla, salvo por la parte inferior, en la que se encuentran botones físicos para interactuar con la interfaz de configuración. Se puede ajustar en altura hasta 100 mm, pivotar 90º, rotarlo entre los —45º y 45º, e inclinarlo de –5º a 20º. Las conexiones se quedan en un DVI-D, un HDMI 1.4, un DisplayPort 1.2, una de audio de 3.5 mm, un concentrador de dos puertos USB 3.0 y un lector de SD.

Su precio es de 400 dólares.