Aunque muchos de los monitores actuales vendidos para jugadores suelen incluir altavoces, pero su calidad suele dejar bastante que desear o serían notablemente más caros. Por eso los que quieren jugar con una buena calidad de sonido prefieren usar unos altavoces o auriculares de calidad, siempre que el códec de audio de sus placas base acompañe, o usen una tarjeta de sonido más específica para ello. Para ese tipo de usuarios son los nuevos altavoces G560 de Logitech.

Se componen de dos altavoces satélite de 148 mm × 166 mm × 118 mm e incluye transductores de 63.5 mm, y de un subgraves de 404 mm × 255 mm × 207 mm que se conecta con un cable de alimentación específico y transductor de 165 mm. Los satélites funcionan entre los 40 y 18 000 Hz, y se conectan mediante un cable de 2.2 m al subgraves, y este a su vez tiene un cable de alimentación de 2.2 m. La potencia máxima del sonido es de 120 W, con sonido envolvente DTS:X Ultra.

La razón de ser de estos altavoces, además de un diseño un poco más moderno, es la iluminación RGB que reactiva a la música y sonido que se esté reproduciendo en el PC. Aunque para ello hay un kit de desarrollo para poder implementarlo para videojuegos específicos, y de momento funciona para Battlefield 1, Civilization VI, notificaciones y sonido de Discord, Fortnite, Grand Theft Auto V, Total War: Warhammer II, entre otros. Para ello deben estar conectados al PC por USB, aunque también disponen de Bluetooth y conector de 3.5 mm.

Está en preventa por 259 euros.