Las conexiones dentro de los centros de datos tienen que adaptarse a los tiempos que corren de alto volumen de datos intercambiados, y Marvell es una de las compañías que se dedica a fabricar chips de control de comunicación a nivel físico. El chip que ha presentado ahora, el 88X7120, se añade a la familia Alaska C con tasas de transferencia de hasta 400 GbE, aunque se puede usar en una placa para dieciséis puertos de 50 GbE, cuatro de 200 GbE o dos de 400 GbE.

La señalización utilizada para la transmisión es la habitual PAM4, una técnica de modulación por amplitud de pulsos; estas técnicas se utilizan para realizar un aprovechamiento mayor del canal de comunicación a la vez que mejorar la distribución de energía de manera más eficiente, entre otros. Cumple con el estándar 802.3 cd que estandariza las conexiones Ethernet, con lo que se puede obtener hasta 200 Gb/s por conexión, o hasta 400 Gb/s en una misma placa base que lo implemente.

Marvell considera que aumentar la velocidad de las comunicaciones en el terreno Ethernet permite cubrir las necesidades de una mayor transferencia de información entre equipos debido al vuelque a la inteligencia artificial y la información procedente de dispositivos del internet de las cosas que reciben los centros de datos. También indica que esto sigue la tendencia de aumentar las conexiones actuales en los centros de datos desde los 25 Gb/s de la señalización de los cables de cobre y los 100 Gb/s de las conexiones ópticas actualmente disponibles.

marvel_88x7120_placa_base.jpg

Vía: Guru3D.