El problema que tiene la sociedad actual es que un creciente número de ciudadanos se informan únicamente a través de las redes sociales. Sí, son cada vez menos los que entran en los periódicos tradicionales para informarse, y tampoco ven la televisión o escuchan la radio. Eso está creando, según diversos estudios, un creciente problema de desinformación entre el ciudadano, que lo están aprovechando aquellas organizaciones o gobiernos con ganas de joder la marrana en occidente. El último estudio en afirmarlo pone su ojo en Twitter.

Porque Twitter es un buen sitio para recibir noticias rápidamente, pero en esta red de microblogueo las opiniones son como los culos: todo el mundo tiene el suyo. El estudio indica que las noticias falsas o bulos se propagan por Twitter mucho más rápido que la verdad debido a la propia naturaleza humana. Además, no es un estudio de gente cualquiera, sino realizado por tres investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y publicado en la revista Science.

Para el estudio han recopilado datos de Twitter de diversas noticias y rumores entre 2006 y 2017, once años de datos, unas 126 000 historias tuiteadas por tres millones de tuiteros en torno a las 4.5 millones de veces. La conclusión que hacen es bastante clara: «concluimos que la propagación de las falsedades supera enormemente a la de las verdades porque los seres humanos son más propensos a retuitear noticias falsas que noticias reales. [...] existen prejuicios que nos llevan a compartir más las noticias negativas que las positivas, y también las noticias alarmantes que las que no generan alarma», según el análisis de los datos. Pero añaden que «no hay evidencias empíricas a gran escala que indiquen cómo se propagan las noticias falsas a través de internet, y necesitamos muchos más datos».

Los investigadores han utilizado algoritmos de detección de bots para saber si son un problema a la hora de propagar estas noticias falsas, pero no han encontrado evidencias de que alteren el resultado de su estudio. Además, entre el tipo de noticias analizadas, las noticias falsas de política se propagan aún más rápido que el resto de bulos. Los que propagan más noticias falsas tienen menos seguidores, siguen a menos gente y son menos activos en Twitter, mientras que las cuentas verificadas de Twitter comparten menos bulos.

Vía: EnGadget.