AMD ha salido bastante reforzada de 2017 en el terreno de sus ingresos y beneficios debido a la criptominería, y a Nvidia tampoco le ha sentado mal en su balance del cuarto trimestre del año. Si bien sus tarjetas gráficas han estado más ampliamente disponibles hasta mediados de diciembre, en ese momento empezaron a escasear algunos modelos, y haciéndose con 2018 ya entrado. Sin embargo, Nvidia tiene ya un negocio bien diversificado que empieza a darle frutos.

En el T4 de 2017, Nvidia ingresó 2911 millones de dólares, un 34 % más que en el mismo periodo de 2016, así como unos beneficios de 1118 M$, un 71 % más interanual. También ha mejorado su margen bruto ha sido del 61.9 %, que también sigue en aumento.

Por divisiones, Nvidia ha mejorado un 29 % también los ingresos de su división GeForce, con unas ventas de 1739 millones de dólares, otro 13 % las de Visualización Profesional hasta los 254 M$, la de Centros de Datos ha subido un 105 % interanualmente, pasando de 296 M$ a los 606 M$, Automoción un 3 % hasta los 132 M$, y la de OEM y PI un 2 % hasta los 180 M$.

En general son unas cuentas sólidas que demuestran la fuerte apuesta por el sector profesional que está haciendo la compañía, como GRID y los sistemas DGX con chips de arquitectura Volta.

Vía: AnandTech.