Con la tendencia de hacer las pantallas más grandes y aprovechando más el frontal de los teléfonos, se ha ido eliminando el espacio en el que iban los lectores de huellas dactilares. Por eso ubicarlos directamente detrás de las propias pantallas ha sido algo que siempre se ha rumoreado que Apple o Samsung incluirían en sus teléfonos, pero la primera ha optado por un sistema de cámaras para el desbloqueo facial, y la segunda va a seguir la misma senda con el Galaxy S9. Por eso la compañía que primero ha presentado uno de esos sensores ha sido Vivo en el CES 2018.

Además, el primer teléfono que lo implementa ya ha sido presentado. Se trata del X20 Plus UD de Vivo, que es una versión del Vivo X20 Plus presentado el año pasado. Su procesador es un Snapdragon 660 de cuatro núcleos Kryo 260 a 2.2 GHz y cuatro Kryo 260 a 1.6 GHz, con una GPU Adreno 512. Cuenta con 4 GB de RAM y 128 GB de almcenamiento, con lector de tarjetas micro-SD de hasta 256 GB. En la parte posterior incluye un doble sensor de cámara de 12 Mpx, y en el frontal hay uno de 5 Mpx.

Dispone de wifi 802.11 ac, Bluetooth 5.0, una batería de 3905 mAH, y una pantalla de 6.43 pulgadas con un ratio de aspecto 2:1 (2180 × 1060 píxeles). Llega con Android 7.1 preinstalado. La pantalla se puede utilizar con normalidad en la zona en la que está situado el lector de huellas, y solo cuando alguna aplicación vaya a hacer uso de él se activará y mostrará en pantalla una imagen de su ubicación para facilitar su uso.

Su precio es de 3498 yuanes o unos 450 euros al cambio directo sin impuestos.

Vía: Android Police.