El mayor éxito de los últimos años de HTC no está en el sector de los smartphones, que no le va especialmente bien, sino en el de la realidad virtual. Tras unas exitosas gafas Vive, la compañía ha presentado en el CES 2018 las Vive Pro, que toman el testigo de un buen producto mejorándolo en bastantes aspectos. El principal y que suele molestar más por el efecto ventana es el de la resolución de las pantallas, que son OLED y pasan a ser de 1440 × 1600 píxeles por ojo, lo que supone un 78 % más de píxeles, con una densidad de 615 PPP.

En principio el fresco y el campo de visión se mantienen igual. HTC ha mejorado los auriculares integrados, contando con mucha más calidad y un micrófono en cada uno para una cancelación de ruido activa. En el frontal ahora se encuentran dos cámaras, que aunque HTC no ha indicado su funcionalidad, seguramente estén orientadas a la mejora del seguimiento de movimiento y la integración de objetos del mundo físico en el virtual. También han mejorado el diseño para que sea más cómodo de llevar.

La otra novedad que trae HTC es el Adaptador Inalámbrico Vive, que incluye una batería y un adaptador para el PC, funcionando sobre una comunicación en los 60 GHz gracias a WiGig de Intel, eliminando los molestos cables de conexión. La compañía no ha indicado las nuevas exigencias de equipo para el aumento del 78 % en los píxeles a mover por la tarjeta gráfica, pero tendrá que anunciarlo próximamente junto con el precio y su fecha lanzamiento. The Verge indica que HTC venderá este set en este mismo trimestre de 2018.

44182 bytes 382841 bytes 46177 bytes 278912 bytes 428283 bytes 603281 bytes

Vía: AnandTech.