Razer presentó recientemente su primer teléfono con Android, llamado simplemente Phone, pero tenía algún as en la manga guardado con respecto a él. El primero de ellos —que seguro tiene más ases esperando— lo ha sacado en el CES 2018 en forma del proyecto Linda. Se trata de una base de acople para el teléfono que lo transforma totalmente en un portátil cuando se necesite.

Esta base está diseñada en un formato que recuerda totalmente al resto de portátiles de la compañía, en aluminio negro, y que incluye una pantalla táctil de 13.3 pulgadas con resolución de 2560 × 1440 píxeles, y mismo refresco que la pantalla del móvil, que es de 120 Hz. Al acoplar el teléfono, su pantalla se puede usar como panel táctil para controlar el puntero, o como una segunda interfaz para ciertos programas y juegos que quieran hacer uso de ella.

Dispone de un teclado con teclas similares a las usadas en el resto de portátiles de la compañía, y con perfecta retroiluminación RGB configurable a través del sistema Chroma de Razer. Incluye un USB 2.0 tipo A, un USB 2.0 tipo C, conector de 3.5 mm, utiliza los altavoces estéreo del propio teléfono, una batería integrada para cargar el propio teléfono mientras esté acoplado que permite recargarlo totalmente tres veces —es de 53.6 WHr—, tiene cámara web y 200 GB de almacenamiento interno adicional para el teléfono. El grosor del portátil es de 14.99 mm y tiene un peso de 1.25 kg.

El equipo está en fase de prototipado, por lo que Razer no ha indicado cuándo podría estar a la venta.

347986 bytes 914875 bytes 687775 bytes 95047 bytes 1228817 bytes 485508 bytes 841979 bytes 1052916 bytes 721837 bytes 728161 bytes

Vía: Nota de prensa.