Desde Europa se está examiando con lupa el funcionamiento de las multinacionales estadounidenses, y la última que va a caer presa de una sanción va a ser Amazon en Francia. El ministro de Economía, Bruno Le Maire, se ha propuesto encauzar el modo en que Amazon trata en el países a los autónomos y pymes, ya que tras un estudio que ha llevado dos años, se ha descubierto que abusa de su posición dominante en el sector de las ventas por internet al acaparar 3.5 millones de visitantes al día.

Si las empresas quieren acceder al mercado de usuarios de Amazon Francia tienen que aceptar una serie de normas que solo benefician a Amazon y que hacen recaer cualquier tipo de problema sobre los hombros de las pymes, «hasta llevarlas en algunos casos a la bancarrota». Le Maire ha presentado una queja formal ante el Tribunal de Comercio de París, buscando que se le aplique una multa récord de 10 millones de euros.

Tras realizar un estudio de las prácticas de venta a través de internet de Amazon, Fnac y otras tiendas a través de las que pueden vender autónomos y pymes sus productos, se han encontrado multitud de irregularidades. Por ejemplo, Amazon se reserva el derecho a modificar unilateralmente el contrato con los vendedores, sin explica suficientemente bien los cambios.

Otros problemas que tienen las pymes es que los problemas de entrega, paquetes dañados, y otros temas relacionados con el usuario final recaen exclusivamente sobre ellos, con Amazon autoeximiéndose de cualquier responsabilidad. Por último, también se reserva el derecho a rescindir los contratos sin penalización de ningún tipo en cualquier momento. Preguntado por esta noticia, Amazon ha dicho que «no hacemos comentarios sobre procesos judiciales abiertos».

Vía: EnGadget.