Muchos usuarios piden teclados mecánicos económicos de calidad, y compañías como Sharkoon están dispuestas a proporcionarlos. En el mercado hay bastante fabricantes de interruptores mecánicos que pueden dar una buena sensación de uso como los MX, y Sharkoon ha optado por los del fabricante Kailh para el Skiller SGK2.

Se trata de un teclado cuyo precio es de 44.95 euros, y por ese precio la compañía no se ha limitado a incluirle lo básico, sino que ha ido un paso más allá, convirtiéndolo en uno de los teclados mecánicos más interesantes del mercado.

Características y uso

/storage/geek/posts/2017/12/11/sharkoon.png
Ampliar t

El Skiller SGK2 es un teclado compacto, en el que se prescinde del habitual teclado numérico. Algunas compañías los llaman edición torneo porque ese tamaño más pequeño que tienen los convierten en más fáciles de transportar para llevárselo a torneos o fiestas LAN. Aunque otros teclados bastante más caros suelen tener un cable desenganchable, el del Skiller SGK2 no lo es, pero tampoco se puede pedir mucho más por su precio. El cable va enrollado con dos correas, y tiene 1.8 m de longitud.

La falta del teclado numérico puede que sea un inconveniente para los que usen hojas de cálculo, pero tiene ventajas adicionales para los usuarios en el terreno de la ergonomía, porque los brazos quedan en una posición más natural y el ratón queda también más cerca de las teclas principales. Este tipo de teclados son mis favoritos, y además Sharkoon proporciona una base sólida metálica a las teclas.

258273 bytes 299813 bytes 257028 bytes 298465 bytes 292432 bytes 349785 bytes 253097 bytes 226204 bytes 280058 bytes 285922 bytes 206940 bytes 206534 bytes

El resto del teclado está hecho de plástico, con un buen acabado. Tiene un tamaño de 391 × 170 × 45 mm y pesa 1.18 kg, por lo que es un poco más pesado que otros teclados compactos. Aunque eso sí, este dispone de una hilera completa de teclas de macro a la izquierda, que es lo que lo convierte en un teclado muy atractivo para el jugón medio. A su vez, esa hilera requiere de acostumbrarse a ella ya que, si bien mantiene una buena separación del resto del teclado, puede llevar a que se deje la mano izquierda sobre las teclas equivocadas. En algunas ocasiones también puede llevar al principio a pulsa la tecla de grabación de macros en vez de al escape.

Esa grabación de macros al vuelo es una de las ventajas que aporta el Skiller SGK2 para su bajo precio, teniendo en cuenta que es un teclado mecánico. Los interruptores del teclado analizado son los azules de Kailh, que tiene una fuerza de actuación de 50 gf, con respuesta táctil para detectar el punto de actuación.

Es un modelo más cercano a los MX marrones de Cherry, y personalmente puesto que son los que uso en mi teclado habitual, es un mecanismo que me agrada. Aun así, da una sensación ligeramente distinta a los mecanismos de Cherry, pero que solo los que estén muy acostumbrados a ellos lo notarán. Las teclas disponen de anti toques fantasma para permitir la pulsación de múltiples teclas simultáneamente y el teclado entienda las que se han pulsado. Con una combinación de la tecla Fn se puede cambiar de anti toques fantasma a pulsación multitecla completa o seguidilla —en teoría se podrían pulsar todas las teclas a la vez, y todas las pulsaciones serían reconocidas—.

300279 bytes 238190 bytes 267750 bytes 276799 bytes

La disposición del teclado analizado es la estadounidense, aunque también está disponible con la alemana. La principal diferencia es que los estadounidenses usan una teclado de intro alargada en una sola línea, y la alemana es básicamente la disposición española. El cambio de serigrafía de las teclas en sí no será gran problema para los que sepan mecanografía. También en la disposición estadoundiense hay una tecla menos, que en el teclado español es el usado para los signos de mayor y menor, que los que programen utilizarán muchísimo, y su no existencia en esta disposición puede ser un aspecto desfavorable.

El teclado incluye iluminación en blanco, que se puede ajustar la intensidad de su brillo a través del uso de la tecla FN y combinándolo con los cursores. Con las teclas de arriba y abajo modificará el brillo, y con los de derecha e izquierda se puede alternar entre un modo de iluminación tipo respiración o uno estático. No tiene teclas multimedia dedicadas, pero se puede acceder a su funcionalidad a través de la tecla Fn combinándola con las teclas de función. La iluminación queda bastante resultona, si bien no termina de illuminar perfectamente

Un teclado mecánico económico

/storage/geek/posts/2017/12/11/sharkoon_compacto.jpg
Ampliar t

Sharkoon ha tocado la canción adecuada para convertir el Skiller Mech SGK2 en el teclado mecánico más interesante del momento. La inclusión de teclas de macro e iluminación blanca son dos añadidos que acompañan perfectamente a este teclado mecánico al que no le falta nada importante. Si bien carece de un programa de configuración que podría simplificar la creación y edición de macros, al menos resulta suficientemente sencillo aprovecharlas. Se activan pulsando la tecla Fn —el logo de Sharkoon— junto con la tecla Rec.

Aunque el teclado no incluye reposamuñecas, resulta suficientemente cómodo su uso sin él como para no echarlo de menos. Algunos objetarán que los interruptores de Kailh no tienen una calidad comparable a los de Cherry, y tendrán razón. Pero tienen la suficiente calidad como para dar una buena sensación de uso para alguien que use el teclado de manera normal, y que no sean de los que golpean con saña cada tecla que parece que intentan atravesar el teclado. Con un uso normal pueden durar mucho tiempo.

La otra opción a comprar el Skiller Mech SGK2 es gastarse más del doble en un teclado mecánico con interruptores MX, lo cual puede ser inviable para una enorme cantidad de jugones. Con su precio de 44.95 euros, Sharkoon ofrece un producto muy competitivo en cuanto a prestaciones, sin dejar de lado la calidad de fabricación. Es una pena que no esté con la disposición de teclas española, y quizás ese sea el mayor lastre para que fuera un superventas en España.