Aunque generalmente se la sigue llamando BIOS, el sistema visual de configuración de las placas base actuales y desde hace unos años se llama UEFI. Es compatible con BIOS para poder arrancar desde dispositivos más antiguos, pero lleva usándose más generalizadamente desde 2010. Ahora Intel está haciendo movimientos para que se elimine la compatibilidad con dispositivos para BIOS, y tendría lugar en torno a 2020.

Eso significa que se eliminará el módulo de compatibilidad (CSM) de la UEFI, y estas UEFI se las denominará de clase 3. El uso de la BIOS está relacionado con dispositivos de 32 bits, que dejarán de poder usarse para arrancar los equipos como por ejemplo las tarjetas gráficas que no dispongan de un firmware compatible con UEFI. También dejarán de funcionar dispositivos de 16 bits más arcaicos como ciertos dispositivos de almacenamiento y tarjetas de red.

La ventaja de eliminar la compatibilidad con BIOS en la UEFI es que el tamaño del código de la UEFI disminuye y se simplifica los procesos de validación. Intel también está desarrollando una UEFI clase 3+ con el arranque seguro habilitado. Esta eliminación de CSM afectará a las plataformas para usuarios domésticos y centros de datos.

128620 bytes 134959 bytes 149887 bytes

Vía: TechPowerUp.