NOX ha presentado un nuevo teclado a través de su marca jugona Krom, en modelos extendido y compacto. Los nuevos Kernel y Kernel TKL aportanun sistema de iluminación RGB por tecla, con un diseño minimalista para que ocupen lo mínimo posible en el escritorio. En esta ocasión la compañía ha recurrido a los interruptores mecánicos de Outemu, siendo lineales con una fuerza de actuación de 60 cN.

Las teclas descansan sobre un panel de aluminio para dotar a los teclados de mayor solidez y estabilidad. Cada tecla dispone de iluminación RGB, y se puede personalizar la del teclado en conjunto entre nueve efectos preestablecidos. No disponen de un diseño sin reposamuñecas para poder transportarlo mejor, aunque no dicen que sea porque tenga un diseño más ergonómico, lo cuál resulta cuanto menos curioso.

El Kernel tiene un tamaño de 445.4 × 133.5 × 22.5 mm y un peso de 1.25 kg, mientras que el Kernel TKL mide 361 × 133.5 × 22.5 mm y pesa 950 g. Incluye un cable recubierto de tela trenzada de 1.8 metros. Disponen de tecla Fn para acceder a teclas adicionales en la hilera de función, pero no tienen teclas multimedia dedicadas o para macros.

El precio del Kernel TKL es de 49.90 euros y el Kernel cuesta 59.90 euros, estando disponibles a mediados en las próximas semanas.