Alcatel ha presentado en el IFA 2017 dos nuevos teléfonos de gama media, aunque sean bastante discretos. El Idol 5 es un smartphone fabricado en aluminio con cristal frontal de laterales redondeados, siendo de 5.2 pulgadas con resolución de 1920 × 1080 píxeles, protegido por una capa Dragontrail.

El procesador es un MT6753 de Mediatek, una CPU de ocho núcleos a 1.3 GHz, con GPU Mali-T720 MP3 a 450 MHz, 3 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento, aunque incluye lector de tarjetas micro-SD de hasta 128 GB. La batería es de 2800 mAh y tarda unas 3 h 30 min en recargar.

Alcatel pone más atención en la cámara trasera de 13 Mpx, con apertura f/2.0 y gran angular de 76.3º, acompañada de una aplicación con diversos efectos y mejoras. La frontal es de 5 Mpx de 84º de ángulo de visión, y f/2.4 de apertura. En la parte posterior incluye un lector de huellas dactilares.

Su precio es de 239 euros, y resulta un teléfono muy normal para el PVPR que tiene, aunque el PVP irá bajando en cuanto aterrice en las tiendas en las próximas semanas. Estará disponible con una o dos ranuras SIM.

Por otro lado, el A7 es un teléfono de 5.5 pulgadas FHD, que estará acompañado de una versión A7 XL de 6 pulgadas. La batería en ambos casos es de 4000 mAh, y el procesador en el primer caso es un MT6750T de ocho núcleos Cortex-A53 a 1.5 GHz, y en el segundo un MT6750S de cuatro núcleos Cortex-A53 a 1.5 GHz y otros cuatro Cortex-A53 a 1 GHz.

El primero dispone de una cámara principal de 16 Mpx y el segundo de 12 Mpx más una secundaria de 2 Mpx, siendo la frontal de 8 y 5 Mpx. Comparten sistema de carga rápida de 15 W. Ambos tienen un diseño en aluminio bastante familiar con botones físicos y lector de huellas en la parte posterior.

El precio del A7 es de 229 euros, y el A7 XL cuesta 279 euros.

Vía: The Verge.