Razer ha cambiado en los últimos ratones que ha presentado el aspecto externo que tienen. Ahora cuentan con una zona de agarre de goma para el pulgar con una textura especial, más visual que práctica, pero en el nuevo Basilisk presentado en el IFA de Berlín ha incluido un par de detalles adicionales al ratón que lo hacen al menos curioso.

El primero es que a la rueda del ratón se le puede configurar su resistencia, para hacer más fácil o difícil girarla, y se hace mediante una rueda en la parte inferior del ratón. El otro cambio es que se puede quitar y poner una palanca/botón en la zona del pulgar —se puede intercambiar entre tres modelos posibles— para que, con una pulsación, se cambie temporalmente la sensibilidad del ratón, para hacer que se mueva más rápido o más despacio según el juego y la situación. Tener un ratón con un movimiento normal y con apretar la palanca y hacer un giro brusco rápido o apretar y ser el francotirador más preciso será posible con el Basilisk.

Por lo demás, el ratón es un modelo normal. Dispone de un sensor óptico 5G de Razer, que tiene 16 000 PPP, aceleración 50 G y 450 PPS, y está entre los mejores sensores del mercado. Tiene un tamaño de 124 × 75 × 43 mm y un peso de 107 g sin el cable, e incluye iluminación RGB configurable en el reposamano y la rueda del ratón.

Estará disponible en septiembre en la tienda Razer por 69.99 euros, y en el resto de tienda durante el cuarto trimestre.