Samsung no es ajeno a los casos de corrupción, y no es la primera vez que uno de sus directivos termina en la cárcel. Tras un proceso judicial bastante rápido, Lee Jae-yong, vicepresidente de Samsung y heredero del conglomerado familiar, ha sido condenado a cinco años de cárcel en Corea del Sur por sobornar a la expresidenta de Corea del Sur para permitirles la fusión de Cheil Industries y Samsung C&T en 2015.

La expresidenta de Corea del Sur es expresidenta por el proceso de destitución a la que la sometieron en noviembre de 2016 por abuso de poder. También ha sido condenado por malversación de fondos de la empresa, al desviar 34 millones de euros para sobornar a la expresidenta a través de una amiga de confianza, Choi Soon-sil. El dinero se repartió entre cuatro fundaciones que apoyaban la carrera política de la expresidenta coreana.

Los inversores de Samsung C&T alegaban que la fusión de ambas empresas por unos 6800 M€ daría demasiado poder a la familia Lee sobre la empresa resultante, fortaleciendo su control sobre el conglomerado de empresas Samsung. Eso llevó a una serie de investigaciones, que culminaron en la detención de Lee Jae-yong. Como resulta de la fusión, Jae-yong consiguió amentar su influencia en Samsung Electronics.

Vía: EnGadget.