Apple y Google son dos de las principales empresas líderes en el sector tecnológico, con una relación complicada pues, aunque tienen productos que son competencia mutua, son capaces de colaborar si va en beneficio de ambos. No obstante, a la empresa de Mountain View le toca pasar por caja para asegurarse de que sigue siendo el buscador de referencia en los productos de Apple.

Para poder ser el buscador por defecto en los dispositivos Apple que emplean iOS, una firma de analistas ha indicado que Google ha pagado este año 3.000 millones de dólares, aunque ninguna de las dos partes ha confirmado la cantidad. De ser así, la cantidad se habría triplicado con respecto a 2014, año en el que, según documentos judiciales, Google pagó 1.000 millones de dólares.

Las cifras son desorbitadas, pero dan una muestra tanto de la importancia que tienen los dispositivos móviles para Google, como de las dificultades para que una compañía sin la cuenta bancaria de esta pueda abrirse paso en el ecosistema iOS. No obstante, esto tampoco le ha resultado fácil a esta empresa, ya que hace tres años se comentaba que Yahoo estaba tratando de ganarse el favor de Cupertino.

Aún así, habrá quien piense que Google puede considerar que tiene una posición sólida en el mercado de los buscadores como para no necesitar pagar a Apple, como apuntan desde la compañía de análisis Bernstein. Esto tiene sentido, pero también cabe el riesgo que la gente se habitúe al navegador que emplee iOS por defecto, dando una gran ventaja a la competencia, al no cambiar la mayoría de los usuarios las preferencias por defecto del sistema.

Vía: SlashGear.