Apple tuvo un borrón en sus cuenta en el tercer trimestre de 2016 cuando experimentó un descenso interanual de ingresos del 8 %. Dejando ese dato a un lado, en los últimos años siempre ha mejorado sus resultados, y en el segundo trimestre del año no hay sido distinto. La compañía ha conseguido ingresar 45 400 M$ con unos beneficios de 8720 M$, lo que supone un ascenso interanual del 7.1 % y 11.7 % respectivamente.

Siendo el trimestre flojo del año previo a la presentación del nuevo iPhone en septiembre, Wall Street está más que satisfecho y Apple apunta a que puede tener un T3 de récord como siga así la cosa. Los ingresos podrían situarse en 52 000 M$, lo que supondría un aumento interanual del 11 %.

La compañía ha vendido 41 millones de iPhone, 11.4 millones de iPad y 4.29 millones de Mac, que son todo cifras que mejoran las del mismo periodo de 2016. En el caso del iPad, el nuevo modelo de iPad Pro con procesador Fusion A10X y pantalla de 120 Hz ha servido para convencer a los seguidores de la compañía a que renueven sus equipos, aumentando las ventas de los iPad un 15 %.

La subida de iPhone ha sido más discreta, del 1.5 %, y la de Mac de tan solo un 0.9 %, pero al menos siguen siendo cifras positivas. Otros datos de interés son el aumento del 32 % en las ventas al sector educativo, y los ingresos procedentes de China han vuelto a descender un 10 %. Es algo que ya se esperaba puesto que la compañía ha salido del listado de los 5 mayores vendedores de teléfonos del país asiático.

Sin embargo, las ventas en el continente americano han aumentado un 13 %, en Europa un 11 %, en Japón un 3 % y en el resto de países de la región Asia-Pacífico han aumentado un 15 %. El descenso en China supone que la compañía tiene que revisar su forma de vender sus productos en el país, lo que puede llevar a próximas iniciativas de descuentos o lanzamiento de productos más específicos para China.

Apple está en camino a tener un valor de mercado de 1 billón de dólares.