La compañía rusa Kaspersky es una de las principales empresas dedicadas al desarrollo de soluciones de seguridad y de antivirus. A principios de verano esta compañía presentó una demanda contra Microsoft por prácticas monopolísticas, alegando que las actualizaciones de Windows deshabilitaban su antivirus durante las actualizaciones del sistema, promocionando Windows Defender.

Tras una serie de concesiones por parte de Microsoft, Kaspersky ha retirado la denuncia. Entre ellas, en la actualización de creadores de otoño se permitirá que el antivirus de Kaspersky muestre notificaciones y alertas para que el usuario renueve las definiciones de virus. Además, las notificaciones serán persistentes cuando la suscripción a un antivirus expire, dándosele a elegir entre renovarla o emplear Windows Defender.

Desde Microsoft han reconocido que Windows 10 insta a instalar un antivirus de otras compañías tras la actualización, pero desactiva las versiones antiguas de los mismos si estas no son compatibles. Además, afirman que trabajarán con los fabricantes de otras soluciones de antivirus para ayudar con la compatibilidad con antelación a la actualización de cada característica.

Vía: The Verge.