Xiaomi ha dado su primer paso para meterse en el terreno de los asistentes personales al presentar Mi AI. Se trata de un altavoz a lo Alexa o Home, con una disposición de seis micrófonos para recibir órdenes por voz. El altavoz tiene un tamaño de 211.6 × 88 × 88 mm, y pesa 636 g, con un diseño en blanco con bordes ligeramente redondeados.

Los controles físicos se sitúan en la parte superior junto con un sistema básico de illuminación, donde se pueden ver los botones de reproducción y pausa, avance y retroceso, y selección de funciones adicionales. Los altavoces incluidos son de 5.71 cm, con un sistema de 360º con uno de subgraves pasivo, con respuesta en frecuencia entre los 60 y 15 000 Hz, con una sensibilidad de 82 dB y una impedancia de 4 Ω.

El altavoz incluye un procesador de cuatro núcleos Cortex-A53 a 1.2 GHz, con 256 MB de RAM y 256 MB de almacenamiento interno, con Bluetooh 4.1 y compatible con música el códec A2DP. La inteligencia del altavoz la pone la aplicación para smartphones relacionada. Entre las capacidades que tiene el Mi AI se encuentra el reproducir música, dar recordatorios, indicar dónde se ha dejado el teléfono emparejado, controles de reproducción de música, gestionar dispositivos de domótica, establecer alarmas, y otras tareas sencillas.

Todo muy básico, que por el precio de 299 yuanes —unos 38 euros al cambio actual sin IVA ni tasas de importación— no se puede pedir mucho más. Como lo que es, un altavoz Bluetooth, resulta bastante interesante.