Corsair ha dado nuevas opciones de fuentes de alimentación a aquellos que quieran crear un equipo con los componentes en blanco. La compañía creó la fuente RM1000i con motivo de las 10 millones de fuentes de alimentación vendidas, y ese diseño en blanco lo ha llevado a la serie RMx con un precio más bajo.

Esta serie está disponible con un vataje de 750 W y 850 W, por un precio de 149 dólares y 169 dólares respectivamente. Cuenta con un certificado 80 PLUS oro, con un ventilador de 135 mm con modo semipasivo, un tamaño de 150 × 180 × 86 mm, y un peso de 2 kg. Los cables incluidos con la fuente son también blancos, y se venden con recogecables en negro para tenerlos separados y darle un aspecto más estético.

También disponen de protecciones contra sobretensión (OVP), sobrecargas (OPP), cortocircuitos (SCP), sobrecorriente (OCP), sobretemperatura (OTP) y subtensión (UVP). El modelo de 850 W cuenta con un conector ATX, dos EPS, ocho mólex, seis PCIe de 6+2 pines, y diez SATA.