El terreno de la refrigeración para SSD es un nicho de mercado bastante curioso. Mientras que Samsung optó por incluir una pequeña lámina de cobre en los 960 EVO y 960 PRO, otras compañías están vendiendo disipadores para los SSD de tipo PCIe 3.0 en formato M.2, como el de EKWB. Alphacool también entra en este terreno, pero con dos modelos a cada cual más curioso, con el objetivo de reducir el sobrecalentamiento de los SSD y evitar que entren en limitación térmica.

El primero es el HDX-2, y se trata de una refrigeración pasiva para ocupar una ranura PCIe de la placa. Tiene un tamaño de 100 × 81.5 × 20 mm, con un ancho de banda máximo de 3900 MB/s, aunque no lo alcance ningún SSD comercial de este tipo —que además es el máximo teórico de la conexión PCIe 3.0 ×4—. El grueso disipador está hecho de aluminio, para tarjetas M.2 de hasta 80 mm de longitud (formato 2280).

El otro modelo, HDX-3, es de refrigeración líquida, para sistemas de circuito abierto, y tiene un tamaño de 120 × 81.5 × 20 mm. El agua entra y sale por el mismo lado, usa tubos estándar de G ¼, y el bloque está hecho de cobre recubierto de níquel, y la tapa de acetal.

63720 bytes 43287 bytes 25658 bytes 55344 bytes 34495 bytes 47997 bytes

Vía: AnandTech.