Microsoft está dispuesta a cambiar la forma de distribuir las actualizaciones importantes de Windows 10, al estilo de la reciente actualización para creadores, frente al modelo actual de cuando estén listas. Es un paso importante debido a que va a usar un modelo determinista en el que se sabrá perfectamente cuándo van a ser distribuidas.

A partir de ahora habrá actualizaciones importantes con nuevas características cada marzo y septiembre. Por tanto, la segunda actualización importante de este año tendrá lugar en septiembre, y que hasta ahora se ha referido a ella como Redstone 3. Este ciclo de actualizaciones determinista también se aplicará a los distintos productos Office.

Este cambio responde sobre todo a las reiteradas peticiones de las empresas para poder predecir, organizar y simplificar la distribución de actualizaciones a los equipos empresariales, así como su instalación en nuevos equipos. El lado negativo es que solo dará apoyo a cada actualización mayor durante 18 meses, lo que forzará a las empresas y usuarios por igual a actualizarse lo quieran o no.

Vía: PC World.