Razer es muy conocida por sus periféricos para jugones, pero también dispone de otros productos relacionados en su catálogo. Son productos para un público bastante más amplio y que sea tan exigente como los jugones a los que van dirigidos los productos, como el altavoz Leviathan Mini con conectividad Bluetooth.

Es un tipo de producto que en el mercado se puede encontrar de todo, desde modlos realmente pequeños hasta equipos potentes, pero el Leviathan Mini va orientado a los que quieren un altavoz portátil con buena calidad de sonido.

Desembalado y características

/storage/geek/posts/2017/03/03/rzr_leviathan_mini_03_gallery.jpg
Ampliar t

El Leviathan Mini es un altavoz Bluetooth de pequeño tamaño y que se puede llevar fácilmente a cualquier lugar. Tiene un tamaño de 185 x 54 x 55 mm (an. x al. x pr.), y tiene un peso de 550 g. Razer lo vende en una discreta caja, con un conector para recargarlo directamente en la pared, junto con un cable micro-USB y un cable de audio de 3.5 mm para conectarlo a un PC o similar.

También se incluyen las habituales pegatinas del logo y la información de puesta en marcha y garantía, así como una bolsa de transporte de buena calidad para que no se dañe al llevarlo de un lado a otro.

119606 bytes 134845 bytes 98617 bytes 80478 bytes 120002 bytes 122254 bytes 129638 bytes 136884 bytes 141092 bytes

De este modelo destaca un diseño cuidado y atractivo, en negro, con una rejilla frontal en la que aparece el logo de Razer —no, no se ilumina, pero quién sabe en futuras iteraciones del altavoz—. En la parte superior están los controles de volumen, y un micrófono. En el lateral derecho se ve el botón de encendido, el de activar la conectividad Bluetooth y el puerto micro-USB de recarga y alimentación. La parte trasera dispone de una rejilla similar a la frontal, pero sin logo ni ningún elemento embellecedor.

116493 bytes 147695 bytes 113797 bytes 116232 bytes 140680 bytes

La conectividad de los altavoces es Bluetooth 4.0, e incluyen una batería de 2600 mAh. Según Razer, se tarda 5 horas en cargar, y le proporciona al altavoz una autonomía de hasta 10 h. Es compatible con el estándar aptX de Qualcomm y A2DP, dispone de modo de manos libres, y NFC integrado para emparejamiento rápido con dispositivos.

El sistema de altavoces dispone de una respuesta en frecuencia entre los 50 y 20 000 kHz, con dos altavoces de 45 mm con imanes de neodimio, y dos radiantes pasivos de 40 mm. El micrófono incluido es omnidireccional, con reducción de ruido. El alcance del Bluetooth se sitúa en el habitual máximo de unos 10 m, o la mitad si se utiliza la opción de usar dos altavoces Leviathan Mini en modo estéreo.

Unos altavoces Bluetooth de altos vuelos

/storage/geek/posts/2017/03/03/rzr_leviathan_mini_06_gallery.jpg
Ampliar t

Razer sabe bien cómo crear productos duraderos, y quizás sea la primera cosa a destacar de los Leviathan Mini. Están bien diseñados, no tienen elementos que puedan sufrir un gran desgaste, e incluso los botones de volumen y encendido son grandes para que no sean una molestia al pulsarlos. Tampoco es que vayan a aguantar una caída desde cuatro metros, pero al llevarlos de un lado a otro es inevitable que se puedan llevar algún golpe o caerse.

El apartado del sonido no podía estar mejor cubierto con los altavoces y radiantes pasivos que incluye, combinado con el códec aptX de Qualcomm. Eso permite reproducir a 160 kbps, y el sistema se oye perfectamente nítido. Aunque otros altavoces suelen recortar en la calidad de los graves, la amplia respuesta en frecuencia de 50 a 20 000 kHz de los Leviathan Mini permiten disfrutar de una mayor variedad de música.

Su autonomía se sitúa en la indicada por Razer, aunque con algún pero. Las 10 horas se pueden conseguir a un nivel de volumen normal, tirando a bajo, pero si se quiere usar en una fiesta van a durar bastante menos. Tiene mucha potencia, y en los mayores niveles empieza a distorsionar un poco, pero no son niveles habituales de escuchar música salvo que quieras atronar a los vecinos. En volúmenes normales, la música se oye nítida, sin ruidos y según la calidad de la fuente que se esté reproduciendo.

En general son una opción más a considerar cuando se quiere unos buenos altavoces Bluetooth, con buen sonido y que no dé problemas el emparejamiento con dispositivos. El NFC incluido se encarga de ello. Con un precio sobre los 100 euros quizás no sea la primera opción de muchos usuarios, que preferirán algo más barato perdiendo algo de calidad de música, pero debido a la buena reproducción de graves es una opción muy interesante para otro tipo de audiófilos.