El navegador Chrome es uno de los productos estrella de Google, siendo el que mayor cuota de mercado tiene en estos momentos. La seguridad del mismo es algo a lo que la compañía presta mucha atención, aunque a veces su exceso de celo le juega malas pasadas.

Google acaba de ser condenada por infringir cuatro patentes antimalware por un tribunal de Texas a compensar con 20 millones de dólares a los demandantes, Alfonso Cioffi y los herederos del exingeniero de Lucent Allen Rozman. La demanda fue interpuesta en 2013, aunque un juez de distrito Gilstrap desestimó el caso. Posteriormente esta decisión fue revertida por el Tribunal Federal, al considerar que la interpretación del juez era errónea, en la apelación realizada por los demandantes.

Por su parte, Google trató de conseguir que el Tribunal Supremo admitiera el caso a trámite, pero esta solicitud fue rechazada. Aunque la compañía de Mountain View considera que las patentes de estos ingenieros no son válidas, los familiares de Allen Rozman podrían conseguir hasta 60 millones de dólares.

Fuente: The Register. Vía: The Next Web.