Una de las grandes ventajas del chip GP106 incluido en la GTX 1050 Ti es que genera poca cantidad de calor. Eso lleva a que permita modelos de reducido tamaño al no requerir más que un disipador básico y un pequeño ventilador, o como ha pensado mejor Palit, un modelo simplemente con un disipador avanzado sin ventilador, tomado prestado de la GTX 750 Ti KalmX.

Este modelo es ideal para todos los que se están planteando montar un HTPC para el salón. La GeForce GTX 1050 Ti KalmX tiene un tamaño de 182 x 142 mm —algo más alta de lo normal, por lo que habrá que tener cuidado—, de doble ranura de grosor, por cuya superficie se sitúa un enorme disipador de aluminio y por el que discurren dos caloductos.

Las conexiones son las mismas que las del modelo de referencia, con un DisplayPort 1.4, un HDMI 2.0b y un DVI-D. Las frecuencias son también las de referencia, con 1290 y 1395 MHz de base y turbo, con 4 GB de GDDR5 a 7 GHz. Tampoco requiere de un conector PCIe de alimentación adicional, ya que extrae toda la energía de la placa base.