Los teléfonos inteligentes se están convirtiendo en el dispositivo para todo, y ahora más todavía con la inclusión de un sensor molecular a uno, y mostrado en el CES 2017. Se trata del H2 de la compañía china Changhong, y se trata de un teléfono con una pantalla de 6 pulgadas 1080p, con 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento, con un procesador de ocho núcleos a 2 GHz y batería de 3000 mAh.

El sensor molecular es de Consumer Physics y se llama SCiO. Es un espectrómetro que ilumina y analiza la luz casiinfrarroja para identificar las moléculas de los materiales del material, descomponiendo la luz reflejada y creando un patrón del espectro característco de cada material. Esos datos son contrastados en una base de datos en internet para determinar qué objeto o materiales son detectados. El teléfono se tiene que situar entre 5 mm y 20 mm de la superficie.

Algunos de los casos de uso para llevar un espectrómetro en el bolsillo es la identificación de pastillas, cantidad de azúcares en frutas, o incluso medir la masa de alimentos para los obsesionados por las dietas o su alimentación. El teléfono H2 se pondrá a la venta en China en junio por un precio de 3000 yuanes, unos 400 euros al cambio directo, o más hacia los 500 euros aplicando impuestos y tasas de importación en occidente. La compañía tiene intención de llevarlo a EE. UU. y Europa.

Vía: AnandTech, Venture Beat.