La gama media de Samsung ha estado bien representada en el último par de años con la serie Galaxy A, y en esta ocasión la compañía ha querido sorprender con la serie Galaxy A 2017 en el CES. El diseño de estos teléfonos se basa en un marco de aluminio similar al Galaxy S7, con un diseño similar, del cual también hereda el ser a prueba de agua.

La serie consta de tres modelos, Galaxy A7, Galaxy A5 y Galaxy A3, con pantallas de 5.7 pulgadas FHD, 5.2 pulgadas FHD y 4.7 pulgadas HD, respectivamente. Las pantallas son Super AMOLED compatibles con la característica siempre activa presente en el S7. También incluyen NFC y MST para el sistema de pago Samsung Pay que estará disponible en todos los teléfonos que la compañía presente en 2017.

Del procesador no han indicado modelos concretos, pero el Galaxy A5 y A7 incluyen un ocho núcleos a 1.9 GHz con 3 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento, y el Galaxy A3 un ocho núcleos a 1.6 GHz con 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento. Todos los dispositivos incluye un conector USB tipo C para transferencia de datos y carga del dispositivo, por lo que empieza a llegar también este conector a la gama media de una gran compañía.

Las cámaras de los A5 y A7 son de 16 Mpx ambas, con apertura f/1.9, de las que Samsung asegura que tienen una gran calidad de imagen. El Galaxy A3 incorpora una cámara trasera de 13 Mpx y una frontal de 8 Mpx. Incluyen wifi 802.11 ac, Bluetooth 4.2, LTE Cat. 6, lector de tarjetas micro-SD de hasta 256 GB, lector de huellas en su botón de inicio frontal y tienen opciones de doble ranura SIM.

Vía: Samsung.