Foxconn es uno de los mayores proveedores de Apple, lo cual a veces da algunos pequeños dolores de cabeza a la compañía de Cupertino. Un pequeño escándalo de la empresa china acaba de ser conocido, relativo aun comportamiento criminal de uno de sus gerentes.

Esta persona, conocida por el momento solamente como Tsai, trabajaba en el departamento de pruebas de la fábrica de Shenzhen. Junto a ocho empleados sacaron de contrabando numerosos iPhone de la fábrica, los cuales se empleaban para evaluar su calidad y realizar pruebas con ellos. Estos teléfonos iban a ser descartados tras las pruebas.

Los modelos sustraídos, principalmente iPhone 5 y 5s, acabaron en las tiendas de Shenzhen, lo que les reportó unos beneficios de 1.56 millones de dólares. Por el momento, Tsai está en libertad bajo fianza, cerniéndose sobre él una condena de hasta diez años en prisión.

Vía: The Next Web.