Una nueva empresa española se ha introducido en el sector de los componentes, y lo hace con tres modelos de cajas de PC y fuentes de alimentación, y se llama Nfortec. Entre las cajas, la más interesante es la Scorpius, ya que se trata de un modelo que posee paneles de cristal templado en la parte frontal y los dos laterales, además de aluminio en la parte superior.

Aporta una gran combinación de características y espacio en su interior, con algunos extras interesantes como la incorporación de tres ventiladores de serie de 120 mm silenciosos y con ledes que pueden ser rojos o azules según la versión.

Desembalado y características

La caja viene bien embalada con las protecciones necesarias para que los paneles de cristal no sufran daños o se rallen en el almacenaje o envío. Están recubiertos por capas de plásticos por ambos lados, y también en el frontal. Los paneles laterales se retiran de manera sencilla mediante cuatro tornillos moleteados, dejando todo el interior al aire.

En la parte inferior de la semitorre se ubica un filtro de aire que se sujeta magnéticamente, y las cuatro patas incluyen gomas para amortiguar las vibraciones del equipo. Las tapas de las ranuras PCIe también están sujetas con tornillos moleteados en color plata, y la tornillería que se incluye con la caja es la necesaria para colocar la placa base, unidades de almacenamiento y tornillos extra para los ventiladores, con un par de bridas blancas de por si acaso. Siendo la caja negra, no habría estado mal que los tornillos también fueran negros.

170543 bytes 141992 bytes 239547 bytes 104162 bytes 119465 bytes 150912 bytes 151541 bytes 124748 bytes 115373 bytes

Los ventiladores frontales son accesibles tras retirar los tornillos del panel frontal al que van sujetos, e incluyen conectores de tres pines y mólex. Junto con el ventilador trasero, iluminan en color rojo, haciendo un efecto de estela que, una vez montado el equipo, queda bonito. En la parte inferior frontal del interior de la caja se sitúa una zona para sujetar las unidades de almacenamiento. Se puede instalar un disco de 2.5 pulgadas en una bandejar retirable con un tornillo moleteado, y otras dos de 2.5 o 3.5 pulgadas que se insertan mediante bandejas.

En la parte posterior de la caja se incluye otra bandeja para disco de 2.5 pulgadas sujeta con tornillo moleteado para retirarlo fácilmente, y otros dos puntos de anclaje fijo para otros dos discos de 2.5 pulgadas.

137473 bytes 156020 bytes 157696 bytes 157469 bytes 146926 bytes 146382 bytes 313234 bytes 166191 bytes 101444 bytes 133904 bytes 129092 bytes 129893 bytes 197653 bytes 170428 bytes 128899 bytes 229525 bytes 187596 bytes 126279 bytes 1385658 bytes

El panel frontal incluye dos puertos USB 3.0, dos puertos USB 2.0, botón de arranque, botón de reinicio, y dos de 3.5 mm para micrófono y auriculares. Al lado de los conectores se encuentra el logo de la compañía. La parte frontal está tapada por un cristal, pero además cuenta con una rejilla que, una vez montado el equipo, deja ver la luz de los ventiladores en una retícula de equis que queda también atractiva, aunque desde los laterales no se aprecia tan bien.

Montaje

No se puede saber si una caja de PC es buena si no se monta un equipo en su interior. Es en ese momento en el que sus méritos y defectos salen a la luz, y en el caso de la Scorpius no tiene demasiados problemas de diseño. Se pueden anclar placas base de tipo ATX y micro-ATX, y esos puntos son protuberancias de la propia estructura de la caja en lugar de los habituales tornillos. Esto facilita en ciertos casos el montaje, pero sobre todo el desmontaje del equipo.

La zona de gestión de cables es amplia, aunque algunos puntos adicionales para usar bridas no le habrían venido mal, sobre todo en la parte derecha para el cable EPS, o en la parte superior derecha. En cuanto a los ventiladores, se hace un poco corto el cable del conector de tres pines del ventilador frontal inferior, ya que no tiene longitud suficiente para llegar a la placa base sin atravesar y ponerse en medio de los ventiladores frontales, algo que se debe evitar a la hora de montar un equipo. En este caso finalmente tuve que recurrir a conectarlos por los mólex a la fuente de alimentación, añadiendo un cable extra a la fuente modular, aunque valdría con un prolongador de ese cable de tres pines que poseen los ventiladores.

309416 bytes 238017 bytes 203026 bytes 140916 bytes 157963 bytes 211072 bytes 160652 bytes 187878 bytes 233643 bytes 160756 bytes 169328 bytes 172545 bytes

Los tres ventiladores incluidos poseen ledes rojos, lo que crea un efecto interior atractivo, y que se puede combinar fácilmente con ventiladores con iluminación como el Enermax ETS-N30R-TAA utilizado en el montaje. A la hora de situar la placa base, una MSI Z170A PC Mate, no he tenido problemas, aunque la zona de la derecha queda demasiado al aire, y hay que tener cuidado de sujetarla a la hora de conectarle los cables de USB frontales y el conector ATX.

Aunque no haya tenido demasiado cuidado a la hora de situar los cables en la parte posterior de la placa base durante el montaje, la Scorpius permite una buena gestión del cableado y, con un poco más de tiempo y cuidado, se pueden ubicar de forma que no se vean desde la ventana izquierda. En este tipo de cajas con doble panel de cristal es necesario dejar los cables lo más recogidos posibles para que quede bonita y no dé la sensación de desorganización.

Pruebas

El equipo de pruebas montado incluye un fuente Enermax Revolution X't II de 650 W modular, un procesador Core i5-6400, una GTX 1060 de 6 GB, y una refrigeración Enermax ETS-N30R-TAA con un ventilador de ledes azules que combinan bien con los ventiladores rojos. En próximos análisis de cajas estaré en disposición de probar las temperaturas con un Core i7-6700K y ver así su potencial para overclocking, pero para este primer análisis que hacemos en la web de una caja es lo que tenía a mano.

Con un sistema de tres ventiladores para un muy vendido Core i5-6400 suele ser más que suficiente. Además que, con la refrigeración elegida y usando la pasta térmica que viene con ella, el procesador de partida funciona a bajas temperaturas.

Con un método que no es totalmente científico —lo mejoraré en próximos análisis de cajas—, he tomado temperaturas de la CPU, GPU, el SSD insertado en la placa Z170A PC Mate y en el metal en torno a la zona de expulsión de la caja. Para las pruebas se ha partido de temperaturas de reposo y se ha dejado en ejecución los programas durante al menos media hora.

ReposoFurmarkCPU en cargaOfimáticaWoWAshes of the Singularity
CPU28 ºC46 ºC51 ºC44 ºC40 ºC43 ºC
GPU29 ºC77 ºC36 ºC34 ºC50 ºC57 ºC
SSD30 ºC46 ºC40 ºC39 ºC34 ºC32 ºC
Expulsión29 ºC34 ºC31 ºC30 ºC30 ºC32 ºC

Las subidas de temperaturas son normales, sin que ninguno de los componentes llegue a temperaturas mucho más altas de lo que deberían, por lo que el sistema de ventilación que viene de serie hace un buen trabajo. Una tarjeta gráfica como la GTX 1060 bajo la prueba quematarjetas Furmark es un caso de prueba extremo, e incluso en este caso se queda en los 77 ºC, aunque son cuatro grados por encima de la temperatura en carga que tendría en juegos que hagan un uso intenso de la GPU.

En cuanto al nivel de ruido, en reposo la configuración indicada no supera los 32 dBA medidos a un metro de distancia de la caja, con un ruido de fondo de 30 dBA, mientras que en carga completa se puede situar más hacia los 35 a 37 dBA, que no resultan especialmente molestos, aunque se notará un ruido de fondo. La caja no está pensada para amortiguar el ruido, pero al menos los ventiladores que vienen de serie no aportan apenas decibelios adicionales al ruido que hagan la fuente, refrigeración de la CPU y la tarjeta gráfica.

Conclusión

El diseño de la caja Scorpius de Nfortec es uno que personalmente me gusta mucho. La caja tiene un PVPR de 140 euros, que parece ajustado viendo el precio de otras similares como la In Win 805, y en la práctica no hay mucha diferencia entre ambas a nivel estético teniendo en cuenta que la de In Win cuesta cerca de 200 euros. Scorpius aporta en comparación tres ventiladores de buena calidad y baja sonoridad, sin regulación automática, pero con ledes que aportan un toque más atractivo para ciertos modders con menos presupuesto.

El diseño interior de la caja es amplio y despejado, permite la ubicación de suficientes unidades de almacenamiento, y permite instalar fácilmente cualquier tipo de hardware. Una vez puestas las tapas, la refrigeración por defecto de la caja es suficiente para mantener unas bajas temperaturas interiores, aunque hoy en día ayuda mucho el bajo consumo —y por tanto calor— de los procesadores Intel y las gráficas de Nvidia.

La caja no es especialmente adecuada para refrigeración líquida, con la ausencia de anclajes en la parte superior, pero no es la finalidad de este tipo de cajas. Están orientadas sobre todo a aportar un buen diseño para un equipo con refrigeración por aire, sin que se acumule aire caliente en su interior, y la Scorpius es excelente en estos terrenos, y por tanto una caja muy recomendable.