Mionix sigue luchando para hacerse un hueco en el mercado de los periféricos lanzando diferentes productos para llegar a todos los tipos de jugadores. En lo que a ratones se refiere, Mionix ofrece varios modelos adaptados a cada tipo de agarre, siendo el Castor un modelo orientado a jugones que sean exigentes en cuanto a funcionamiento y respuesta del ratón.

Características

Esta ratón tiene un tamaño de 12.2 de largo, 4 cm de altura y 7 cm de ancho, y se trata de un ratón bastante ligero con solo 91 gramos. Estas dimensiones ofrecen una gran ergonomía a la hora de agarrar el ratón, aunque quizás para algunos con las manos más pequeñas sea ligeramente alto, pero no es algo que deba preocupar a la mayoría de los jugadores. Su cable tiene dos metros de longitud y está forrado por fibra trenzada finalizado por un USB con contactos bañados en oro.

Debajo de su cubierta se encuentra un procesador ARM de 32 bits a 32 MHz y 128 KB de memoria interna. La frecuencia de muestreo alcanza los 1000 Hz y su sensor es capaz de alcanzar los 10 000 PPP, cifra suficientemente alta para poder usar este ratón de manera competitiva. Como es habitual, ambos parámetros son configurables a través del programa de personalización de Mionix específico para el ratón.

69423 bytes 83269 bytes 51484 bytes 66732 bytes

El software que Mionix ha creado específicamente para Castor permite configurar la función de cada uno de los seis botones aunque solamente se puede elegir su función de una lista predefinida. La velocidad del cursor, velocidad de desplazamiento de la rueda, color y tipo de iluminación, se podrán variar a placer y guardarse en hasta cinco perfiles diferentes para cada característica.

En este aspecto, el mayor fallo de Castor es la ausencia de un segundo botón para cambiar la sensibilidad, por lo que si se tienen configurados varios niveles, hay que pasar por todos ellos para bajar un nivel de sensibilidad, en lugar de poder moverse en los dos sentidos gracias a un segundo botón como ocurre con otros ratones.

Diseño

Castor es un ratón cómodo. Cumple con el hecho de dejar la mano en buena posición respecto a los botones y de forma cómoda. Tiene las dimensiones correctas para poder abrazar el ratón con la totalidad de la palma y poder colocar los dedos en sus laterales sin que estos tengan que rozar con la mesa.

Quizás la primera pega que le pongo, aunque esto me ocurre a menudo con casi todos los ratones, es que sus botones laterales me parecen algo pequeños, lo que puede llevar a perder unas décimas a la hora de mover el dedo hasta el botón. El resto de botones cumplen de sobra. El ruido de pulsación de los botones principales es bastante alto, algo que contrasta totalmente con la rueda, la cual es muy silenciosa y suave, quizás demasiado para mi gusto.

925108 bytes 953659 bytes 735223 bytes 830138 bytes 1124784 bytes 1092869 bytes 863516 bytes 1102758 bytes 921016 bytes 973165 bytes 1090235 bytes

El desplazamiento de Castor es un aspecto que me ha gustado mucho. Quizás por sus almohadillas, quizás por su peso ligeramente menor respecto a otros ratones, pero usando el Castor tenía la sensación de que el ratón volaba sobre la alfombrilla. Es una sensación difícil de describir porque por lo general estos ratones tienen un gran deslizamiento, pero en esta ocasión quizás haya notado un punto ligeramente por encima si lo comparamos con otros.

Mionix repite material de construcción con la elección de plástico mate, pero en este caso quizás este material sea ligeramente más deslizante que en otros productos, pero tampoco como para suponer un problema. Curiosamente, Mionix solo ofrece una superficie de goma que ayude al agarre en el lado izquierdo del ratón, dejando una muy ligera zona para reposar los dedos en su parte derecha.

Conclusión

Siempre me gusta destacar más los fallos de un producto porque así se pone en preaviso a aquellos que quieran comprarlo, y quizás por eso el análisis puede hacer pensar que no he terminado contento con el Castor de Mionix. Pero nada más alejado de la realidad, se trata de un ratón que recomendaría sin dudar, ya que me parece que alcanza un buen equilibrio entre diseño, características y precio.

En líneas generales, Castor es un ratón que cumple de sobra en todos los aspectos que se pueden buscar en uno. Cómodo y con calidad suficiente para adaptarse al nivel de cualquier jugador a un precio bastante competente, no se puede pedir más.

Puntuación

8.0

sobre 10

Lo mejor

  • Deslizamiento muy suave
  • Cumple en todos los aspectos

Lo peor

  • Tan solo un botón para configurar la sensibilidad