La tecnología termoeléctrica es conocida y utilizada por muchos aunque a veces pase desapercibida, como por ejemplo el efecto Peltier, aplicado en neveras para vehículos o refrigeración extrema del ordenador. No es la primera vez que se intenta utilizar este método a la inversa, sobre todo en automoción, pero su baja eficiencia hizo que siempre se quedará en mero prototipo. Nunca se llegó a producir ningún aparato comercial alimentado eléctricamente por este sistema, aunque sí se utiliza en la industria aeroespacial.

Ahora los ingenieros de Matrix dicen haber conseguido un generador termoeléctrico lo suficiente compacto para introducirlo en la base de su reloj y con la suficiente capacidad de generación para alimentar este smartwatch. Como era de esperar, las funciones del mismo son muy básicas, mostrar hora y fecha junto a las calorías consumidas, calculado mediante las variaciones del propio calor corporal. Se conecta mediante Bluetooth al teléfono y utiliza una batería de 200 mAh para mantener los datos cuando se quita para dormir. Se puede sumergir hasta una profundidad de 20 m.

La versión básica se compone del reloj y correa de nailon, disponible en Indiegogo por 119 $ más 15 $ de envío para pedidos fuera de Estados Unidos. Se prevé el comienzo de su distribución a partir de octubre de 2017.

Vía: Tom's Hardware FR.