Mientras que Lyft ha estado buscando comprador, Uber ha perdido 1.200 millones de dólares en el primer semestre de 2016. Aunque reina suprema en Estados Unidos y cuenta con más de 8.000 millones de dólares en el banco, alguien quiere competir con ella, aunque no de forma directa.

Entre las muchas compañías que posee Google esta Waze, la cual comenzó a probar un servicio para compartir vehículo hace pocos meses en San Francisco de forma restringida. Las pruebas han debido ser satisfactorias, pues el servicio va a ser abierto a todo el mundo en la misma ciudad a partir del otoño.

El servicio no está pensado para ser un servicio de taxi, ya que el precio que se cobra es tan bajo que no está sujeto a impuestos. Este importe va a cubrir poco más que los gastos de gasolina, insuficiente para ser considerado un trabajo. A efectos prácticos, han presentado su propia versión de BlaBlaCar, aunque sólo a nivel local por el momento.

Vía: Phandroid.