Dicen que a los estadounidenses les gusta hacer las cosas a lo grande, pero quizá sea más acertado decirlo de los chinos. Desde este 3 de julio, China cuenta con el radiotelescopio FAST (Five hundred meter Aperture Spherical Telescope), un telescopio esférico de quinientos metros de apertura, tal y como su nombre indica.

Construido en la provincia de Guizhou, su coste ha sido de 180 millones de dólares, convirtiéndose en el radiotelescopio de plato único más potente del mundo. Su concepción data de 1994, aunque no se aprobó hasta 2007, debido a que el gobierno chino tardó en encontrar un sitio adecuado para el mismo. El comienzo de su construcción aún tardó un poco más, pues no comenzó hasta 2011.

FAST posee 4.450 paneles triangulares, con un diseño similar al radiotelescopio de Arecibo, aunque con una curvatura esférica fija, y está construido sobre una depresión natural que le proporciona soporte. El equipo responsable de su operación está probando sus sistemas de cara a puedan comenzar las primeras observaciones a partir del mes de septiembre.

Vía: GizMag.