Apple sabía muy bien lo que hacía cuando compró Beats para hacerse con un grupo de expertos en música: reflotar iTunes de la única forma posible. Con las ventas de discos a la baja, la mejor opción de Apple era pasarse a la música bajo demanda, y ha conseguido un gran éxito, contando ya con 15 millones de suscriptores.

Todo ello en un año, y ahora mismo sumando un millón de suscriptores cada mes. Al otro lado está el enemigo al que quieren derribar, Spotify, que ya cuenta con 100 millones de usuarios activos, según los últimos datos de The Telegraph. Pero teniendo en cuenta que Spotify lleva desde 2008 en el sector, eso se ha traducido en solo 30 millones de usuarios de pago; ahora alguno más. Los 70 millones restantes son usuarios gratuitos que aportan bastante menos ingresos a la compañía, en forma de publicidad, que es un sector a la baja.

Spotify va a tener problemas como no consiga monetizar a su base de usuarios gratuitos, y eso pasa irremediablemente por animarles a acogerse a alguna opción de pago. Además ha tenido que llegar a acuerdos para pagar los derechos de autor impagados en EE. UU., y necesita darle la vuelta a los números rojos que experimenta trimestre tras trimestre.

Vía: PC World.