Foxconn materializó la oferta de adquisición de Sharp, uno de los mayores fabricantes de paneles LCD del mundo, a finales de febrero. Siendo uno de los mayores ensambladores de productos tecnológicos del mundo, esta adquisición complementa perfectamente su modelo de negocio.

Foxconn tiene fábricas repartidas por Asia y Sudamérica, fabricando los productos de diversas compañías, ya sean las PlayStation 4 de Sony o los iPhones de Apple. La adquisición se ha cerrado finalmente en los 389.000 millones de yenes (unos 3.000 millones de euros) a cambio de un 66 % de la compañía en vez del 100 % debido a diversas cargas financieras que tiene Sharp.

El presidente del consejo de dirección de Foxconn, Terry Guo, apunta a la propiedad intelectual y las instalaciones de producción de paneles LCD de la compañía como los activos más interesantes que han obtenido con el trato, además de una marca de renombre en electrónica de consumo como es Sharp.

Pero las patentes son el activo más importante para un fabricante como es Foxconn, y que a largo plazo le puede ahorrar miles de millones. Sharp es el propietario de la tecnología IGZO, usada por Apple y otras compañías como Razer en sus productos.

Vía: Anandtech.