Tiempos difíciles para Nintendo: el fallecimiento de su presidente, las malas ventas de su consola de sobremesa, la popularidad de la PlayStation 4 como plataforma favorita para jugar en el salón, llevan lastrando las cuentas y las arcas de Nintendo año tras año, y mucho me temo que 2015 no ha sido una excepción.

A pesar de que las ventas de los juegos desarrollados por la compañía han sido muy destacables, con Animal Crossing: Happy Home Designer vendiendo 2,93 millones de unidades, Super Mario Maker 3,34 millones de unidades y Splatoon con 4,06 millones (uno de cada tres poseedores de una Wii U tiene Splatoon); del ligero aumento de ventas a nivel mundial de Wii U (aunque han descendido las de 3DS); y que los amiibo son un fenómeno con 20,5 millones de unidades vendidas y 21,5 millones de tarjetas amiibo en las calles de todo el mundo. A pesar de todas estas ventas, Nintendo ha reducido sus beneficios en el último trimestre de 2015 respecto al del año pasado.

De 59.515 millones de yenes (493 millones de dólares) que recaudó en el mismo periodo de 2014 ha pasado este año a recaudar 40.558 millones de yenes (336 millones de dólares) en el mismo periodo de 2015, una notable bajada de más del 30 % que seguro que el nuevo presidente, Tatsumi Kimishima, pretende paliar con la llegada de Nintendo NX, la nueva consola de la compañía que hará acto de presencia en el E3 de este año. ¿Será lo suficientemente atractiva para volver a atraer a las desarrolladores externas a la consola de Nintendo y corregir el gran fallo de Wii U?

Vía: Engadget.