Hoy Mario ha cambiado su gorra roja por una negra de luto y duelo. La bandera del castillo de Koopa ondea a media asta. Hoy nos ha dejado uno de los personajes más influyentes de la industria de los videojuegos, alguien cuyas ideas han marcado durante años la tendencia en el mundo de los videojuegos. El 11 de julio de 2015 falleció a los 55 años de edad Satoru Iwara, presidente de Nintendo, debido a tu­mor en el con­duc­to bi­liar.

Siempre he pensado que un buen jefe tiene que haber empezado en la empresa por abajo e ir subiendo para conocer todos los entresijos de la misma, e Iwata era uno de esos jefes. Inició su andadura en el mundo de los videojuegos, dos años después de terminar la carrera de informática, como programador en HAL Laboratory, estudio que quizás os suene por sus juegos como Super Smash Bros o Kirby.

De programador a presidente de Nintendo

Fue precisamente en el desarrollo del primer juego de Kirby (Kirby's Dream Land para Game Boy) donde Satoru comenzó a demostrar que tenía grandes dotes de mando, además de una mente abierta y diferente que aportaba grandes ideas. Fueron estas virtudes las que le llevaron a la presidencia de HAL Laboratory que abandonaría en el año 2000 por un puesto en la directiva de Nintendo.

Pero Iwata seguía muy de cerca todos los desarrollos tanto de HAL como de Nintendo. Jamás pudo abandonar su faceta como programador. Tanto es así que fue capaz de portar el sistema de batalla a Pokemon Stadium para Nintendo 64 sin tener ningún tipo de documentación. O durante el desarrollo de Pokemon Oro y Plata para Game Boy Color, a pesar tener la memoria del cartucho prácticamente llena, Iwata comprimió los datos del mapa de Kanto lo suficiente para poder jugar en los dos mapas de Pokemon que conocíamos hasta la fecha. Iwata ante todo siempre fue un sencillo y genial programador. Aquí tenéis una lista de todos los juegos en los que participó de una forma u otra.

En 2002, Hiroshi Yamauchi, presidente de Nintendo por aquellas fechas que consiguió llevar a la gloria a Nintendo a finales de los 80 y principios de los 90 dirigiéndola con mano de hierro, llamaba a su despacho a Iwata para darle una importante noticia: no había nadie mejor en la empresa que él para ser el sucesor de Yamauchi y nuevo presidente de Nintendo, decisión de un calibre importantísimo teniendo en cuenta de Nintendo había sido una empresa familiar hasta la fecha.

Pero una vez más Yamauchi no se equivocó, y de una Nintendo que había sufrido con Gamecube, resurgió la poderosa Nintendo que todos conocíamos con Nintendo DS y Wii como abanderadas y dirigida por Satoru Iwata.

Un presidente que nos hacía reir

A día de hoy dicen que Nintendo está en horas bajas con Wii U. Yo solo digo que es un pequeño bache en la historia de baches que ha tenido la compañía, pero a nadie en Nintendo le importa nada de eso ahora mismo. Ahora solo miran un escritorio vacío. Una silla que jamás volverá a ocupar un hombre que representara tan bien a la propia compañía. Nintendo siempre ha sido sinónimo de diversión, y decidme vosotros qué presidente se baja de su cómodo sillón para hacer vídeos como éstos.

Iwata quería acercar Nintendo a los jugadores y gracias a eso tenemos los Nintendo Direct y los Iwata pregunta por los cuales los jugadores sentimos que conocemos mejor que nunca a la gente que trabaja en la Gran N y todos sus proyectos. No tenía problemas en reírse de si mismo o crear situaciones graciosas, e Internet se llenaba de memes cada vez que Iwata aparecía en alguna situación peculiar en un Nintendo Direct. Repito, es algo que pocas veces veréis hacer al presidente de una gran compañía internacional, pero al fin y al cabo es lo que debe hacer el presidente de Nintendo, divertir a su público. Y todo esto con una enfermedad que le estaba destrozando por dentro, pero que nunca le consiguió apartar del todo del puesto que le fue asignado. Iwata vivía por y para Nintendo.

Hasta la vista, Iwata

Con Satoru Iwata muere una forma de entender los videojuegos, una corriente diferente que Nintendo retornara al éxito durante un largo periodo, una corriente que se alejaba de gráficos de última generación y complejos sistemas de juego, una corriente que llevaba a Nintendo a pensar una idea divertida y crear un juego a partir de esta y no al revés como hacen muchas otras compañías. Porque, como ya he dicho, Nintendo siempre ha significado diversión y nadie tenía más en mente eso que el propio Iwata. Esperemos que su sucesor sepa representar tan bien el espíritu de Mario, Kirby, Donkey Kong, etc, como supo hacerlo su predecesor.

Yo no sé dibujar, ni animar, ni canto demasiado bien, por ello quiero que este texto sea mi pequeño homenaje a ese genio que fue Satoru Iwata. Ahora Yamauchi y Gunpei Yokoi, tendrán un jugador más con quien echar partidas de Mario Kart, porque como dijo durante una conferencia "En mi tarjeta de visita, soy presidente de empresa. En mi mente soy desarrollador de juegos. Pero en mi corazón, soy un jugador"

Yo solo puedo decir gracias, gracias, gracias, gracias y mil millones de gracias más por crear la Nintendo de la que, a pesar de los altibajos, estoy y siempre estaré enamorado.

Descansa en paz genio.

Imagen externa