Con Intel acaparando la mayor parte de la producción de procesadores para PC, el escrutinio que sufren sus productos es incluso mayor. En el caso de los últimos procesadores Skylake, que todavía hay problemas en su distribución, ha surgido un ligero y potencial problema con ellos.

Intel ha reducido el grosor del sustrato que incluye las capas de que consta el procesador, aunque en las especificaciones para los fabricantes de ventiladores ha mantenido la misma presión soportada de 50 libras (unos 22,6 kg). Esto ha hecho que con algunos ventiladores, si se aprietan más de la cuenta el procesador puede terminar doblado y estropearse alguno de los pines a través de los que se conecta a la placa.

Los fabricantes están en proceso de revisar sus productos para asegurar que no hay problemas, y en el caso del Scythe ha prometido rediseñar el mecanismo de sujeción para reducir la presión al fijarlos a la placa. En el momento en que más posibilidades tienen de verse dañados los procesadores es durante el transporte de un PC con el bloque de refrigeración montado, por lo que algunos fabricantes aconsejan moverlos desmontados ya que la presión de 50 libras soportadas por los procesadores es estáticos, no en movimiento.

Mientras tanto, Intel está investigando el asunto...

Vía: Ars Technica.