La novedad más importante que se espera el próximo año en el terreno de los procesadores de altas prestaciones es la nueva serie Broadwell-E. Será la sustituta de la actual Haswell-E, cuyo procesador más potente contará con 20 núcleos lógicos (10 núcleos físicos) a 3 GHz y sería el Core i7-6950X, frente a los actuales 16 núcleos lógicos del Core i7-5960X.

Esta gama contendría otros tres modelos de procesadores: Core i7-6900K de 16 núcleos lógicos a 3,3 GHz, Core i7-6850K de 12 núcleos lógicos a 3,6 GHz, y el Core i7-6800K de 12 núcleos lógicos a 3,4 GHz. El tamaño de la caché L3 se situaría entre los 15 y 25 MB según modelo.

La arquitectura mantendrá mismo chipset (X99), con memoria DDR4 a 2400 MHz de cuatro canales, 40 pistas PCIe 3.0 interesantes como siempre para equipos con SLI de gráficas potentes (con 2 tarjetas PCIe a x16 y otra a x8), y el TDP de 140 W. Estos procesadores serían compatibles con las placas X99 actuales, con la habitual actualización de BIOS.

Vía: Hot Hardware.