Los directivos de Toshiba fueron pillados haciendo contabilidad creativa hace unos meses, y tras la dimisión del por aquel entonces director general de la compañía, comenzó la reestructuración para hacer frente al futuro. Entre los planes que tiene Toshiba estarían vender su división de investigación y fabricación de sensores de cámara a Sony.

Actualmente la compañía japonesa Sony acapara el 40,2 % de este mercado, pero Toshiba tiene un porcentaje mucho peor. Sólo se están usando sus sectores de más megapíxeles en un puñado de teléfonos como el HTC One M9. Adquirir todos los bienes relacionados con los sensores de cámara le costaría a Sony en torno a los 165 millones de dólares.

Ambas compañías estarían cerca de llegar a un acuerdo, que se podría anunciar en breve. El objetivo de la compañía también sería reajustar su plantilla, ya que debido a lo diversificada que está (tiene incluso centrales nucleares), se está viendo perjudicada por la situación económica de Japón, pero también por accidentes como el de Fukushima, de la que era una de las contratas.

Vía: EnGadget.