Toshiba es uno de los gigantes electrónicos del mundo, pero igual de susceptible de caer en los errores humanos como cualquier otra compañía. En este caso hasta el extremo de haber retocado sus cuentas durante los últimos ejercicios fiscales mostrando una situación más favorable de la que atravesaba la compañía.

Los directivos de la compañía habrían sobreestimado en más de 1.370 millones de euros (170.000 millones de yenes) los beneficios de la compañía, el triple de la cantidad inicial de 50.000 millones de yenes.

Las autoridades japonesas habrían descubierto el retoque de las cuentas en los últimos seis años, lo que llevaría a Toshiba a enfrentarse a una multa de entre 300.000 y 400.000 millones de yenes (2.400 a 3.200 millones de dólares), y a una más que posible salida de la compañía de su director ejecutivo Hisao Tanaka.

El inicio de la investigación fue producida por el temor de que Toshiba estuviera intentando ocultar el impacto del desastre de Fukushima en su división relacionada con la energía nuclear, sobrevalorando los beneficios de diversos proyectos como por ejemplo el de un sistema de medición inteligente para 27 millones de hogares.

Vía: Reuters.