Hay un antiguo refrán castizo que dice "Casa es donde te conectas automáticamente a la red Wi-Fi". Creo que no era exactamente así, pero me sirve de ejemplo ya que cada vez somos más propensos a conectarnos a cualquier red Wi-Fi que haya disponible a pesar de las mejoras de las conexiones móviles (las tarifas de datos no duran eternamente).

Por ello hay cada vez más redes Wi-Fi públicas, siendo habitual a día de hoy encontrar redes en los diferentes medios de transporte público. El AVE (Alta Velocidad Española) no es un transporte público de los que se cogen diariamente, pero contó con casi 30 millones de pasajeros el año pasado, cifra que le hace más que merecedor de su propia red Wi-Fi pública y gratuita.

Telefónica se lleva el gato al agua

Telefónica ha sido la compañía ganadora, con 148,6 millones de euros, del concurso abierto por Renfe, por lo que será la encargada de proveer conexión a Internet durante los trayectos para los próximos diez años. Para ello usará conexiones por satélite y 4G.

La conexión será de dos tipos: gratuita con servicios de navegación básicos, y de pago que ofrecerá mayor velocidad. Además, Telefónica ofrecerá un servicio cerrado de televisión dentro de los trenes, y deberá proveer de red Wi-Fi gratuita a las principales estaciones de Cercanías Renfe.

Telefónica prevé que los primeros trenes con Wi-Fi comenzarán a circular a finales de este año empezando por los de mayor afluencia (Madrid y Barcelona) y extendiendo progresivamente el servicio al resto de trayectos. Grandes noticias para todos los que viajan en AVE frecuentemente.

Personalmente no recomiendo conectarse habitualmente a las redes públicas porque estando en la misma red es mucho más fácil realizar ataques del tipo Man-in-the-middle o simplemente realizar escuchas de paquetes, aunque se intenten establecer protecciones para evitarlo. No es que en cada red Wi-Fi os vaya a pasar, pero intentad conectaros a una red pública solo en casos puntuales.