Hace unos años, Sharp tuvo la genial idea de poner una cámara a su nuevo Sharp J-SH04, y para la época sonaba bastante extraño aunque ahora se ha descubierto en lo que iba a desembocar. A día de hoy mucha gente elige su teléfono en función de la calidad de la cámara, con una lucha tan feroz que las cámaras compactas son casi reliquias del pasado. A pesar de ello, hay gente que no está dispuesta a que desaparezcan. Renovarse o morir.

Los avances que se hacen a día de hoy en lo referente a la óptica de cámaras compactas y posprocesado de imágenes es impresionante. ¿Por qué a nadie se le ha ocurrido mezclar los dos mundos? Han debido pensar los ingenieros de Light, una pequeña empresa centrada en la fotografía.

Lo que Light propone es juntar lo mejor de ambos mundos, pero a los grande. Para ello han juntado 16 cámaras como las que se pueden encontrar en los teléfonos, que juntas aportan la calidad de una cámara profesional de 52 megapíxeles. La distancia focal de las cámaras varía entre los 35 y 150 mm. Cuando se toma una foto, en realidad se están tomando diez fotos a la vez que se procesarán posteriormente como una sola fotografía, y permitirá elegir distintos puntos de enfoque, entre otras posibilidades.

Fotos de larga exposición, fotos con poca luz, y un largo etcétecera. Light L16 es una cámara todoterreno con la que se pueden sacar fotos en formatos JPG, TIFF, RAW y DNG. Pero la calidad se paga y el precio final será de 1.699 dólares, aunque poder sacar fotos de calidad réflex con un dispositivo del tamaño de un teléfono, no tiene precio. Puedes reservarla en su web oficial.

Vía: Gizmag.