El problema de la basura espacial se ha acrecentado en los últimos años hasta el punto en que antes de poner un satélite en órbita hay que estudiar mucho el movimiento de la chatarra puesto que puede alcanzar velocidades de hasta 24.000 kph. De ello se encarga constantemente la NASA para asegurar de que no hay peligro para el resto de satélites.

Ahora los suizos tienen un proyecto para empezar a eliminar basura espacial de la órbita baja de la Tierra, empezando por su propio satélite SwissCube, lanzado en 2009. El proyecto CleanSpace One intentará localizar y capturar este pequeño satélite SwissCube (es un cubo con una arista de 10 cm) con otro satélite. El reto en este caso está, además de en encontrarlo, en capturarlo propiamente, para lo cual se han diseñado diversos métodos de redes extensibles en forma de cono.

El proyecto de recuperación y eliminación de esta basura espacial se engloba dentro de las iniciativas para limpiar la órbita promovidas por la NASA y otras agencias espaciales. Si CleanSpace One tiene éxito, podría usarse su método para continuar con la eliminación de otra chatarra en órbita.

Vía: EnGadget.