La situación financiera de AMD no es la mejor del mundo. La compañía perdió en el primer trimestre del año 180 millones de dólares, y la última vez que consiguió beneficios fue a principios de 2014 gracias a que la PlayStation 4 y Xbox One optaron por los chips Jaguar de la compañía como base para la consola.

Pero AMD ha decidido finalmente que la situación de la compañía no permite que sigan compitiendo en precio en sus productos. Según la directora ejecutiva de la compañía, Lisa Su, "Es de extrema importancia que contemos con núcleos competitivos de alto rendimiento".

La fallida estrategia de cuantos más núcleos (físicos) mejor

Los que hayáis pensado en cambiar de procesador en algún momento de los últimos dos años, seguro que os habréis hecho la pregunta de si es mejor ir a por un Core i5 y sus cuatro núcleos se consideran mejores que un FX-8350 y sus ocho núcleos. Al menos en el terreno de los juegos la respuesta que habréis encontrado en internet es que optéis por un Core i5.

Aunque la potencia de un FX-8350 en conjunto es superior a la de un Core i5, la potencia por núcleo del Core i5-4590 es muy superior a la potencia por núcleo del FX-8350. Puesto que los juegos sólo suelen usar hasta cuatro núcleos, invertir en un FX-8350 para juegos no suele ser la inversión más óptima, aunque en los pocos juegos que hagan uso de ocho núcleos puede ser una opción igual o algo mejor que un Core i5.

Uno de los parámetros de la potencia de un núcleo de un procesador es su velocidad, pero no es el único. Ni mucho menos. Su arquitectura es extremadamente compleja e intervienen factores dependientes de esa arquitectura como cuánta caché de instrucciones y datos tiene (para no volver a ejecutar instrucciones que acaba de ejecutar y coger directamente el resultado, o para no tener que traer datos que acaba de usar desde memoria nuevamente), los algoritmos de optimización de colas de ejecución de instrucciones y muchos más.

En el fondo el parámetro que es más importante (al menos hoy en día) es cuántas instrucciones por ciclo (IPC) de reloj es capaz de ejecutar un procesador. No es un parámetro escrito en piedra y depende de diversos factores dinámicos, como la complejidad del código a ejecutar o decisiones del kernel del sistema operativo sobre qué tarea corre más prisa. Hasta ahora AMD había apostado por una arquitectura, Bulldozer y sus sucedáneas, que buscaba empaquetar más núcleos físicos en cada chip. Estrategia totalmente fallida como ha demostrado Intel y su gama Intel Core.

La respuesta de AMD es aumentar el IPC

Una vez que AMD ha visto descender paulatinamente sus ingresos en el sector de los chips gráficos y de procesamiento, se ha tomado su tiempo en crear un nuevo tipo de núcleo al que ha llamado Zen. Pasa de una arquitectura de multihilo en clúster (CMT, clustered multithreading) a una más lógica y realista de multihilo simultáneo (SMT, simultaneous multithreading).

CMT es una invención de AMD para poner a trabajar una mayor cantidad de núcleos físicos de un procesador sin recurrir al HyperThreading de Intel (que es SMT). Fue un intento de diferenciarse pero que le salió mal a AMD porque requiere del doble de espacio en el micro para conseguir la misma potencia que un núcleo de Intel. Esto llevó a crear chips con más núcleos pero menos potentes (menos transistores) que los de Intel, y en la práctica a que el consumidor informado ha optado en los último años por Intel (al menos para juegos).

La arquitectura de Intel se basa a grandes (y no del todo exactos) rasgos en usar el flanco de subida y de bajada de un núcleo en la ejecución de instrucciones para crear en la práctica el doble de núcleos lógicos que físicos. HyperThreading, que aporta una mejoría hasta del 60% en el rendimiento de un procesador. Los núcleos lógicos son menos potentes que los físicos, pero aportan un buen extra de rendimiento y de aumento del IPC de un procesador como se ve en los Core i3 y Core i7 de sobremesa que cuentan con esta tecnología.

AMD promete un aumento del IPC en la arquitectura Zen del 40%, y estará basado en un proceso de fabricación de transistores FinFET, a 14 ó 16 nm (no está confirmado el tamaño de los transistores). Junto al uso de SMT también se añade un nuevo sistema de caché de alto ancho de banda y baja latencia para imprimir más velocidad a la caché de nivel 1 y nivel 2 del procesador. Además, al usar un proceso de fabricación a 14 nm también conseguirá reducir el consumo de los chips. AMD consideró en su momento SMT como una mala arquitectura para el multihilo. Irónico, ¿verdad?

Nueva tarjeta gráfica en ciernes

A la hora de comprar un producto es habitual buscar lo bueno, bonito y barato. Pero en la práctica esto nunca se podrá conseguir sin aceptar que al comprar algo barato puede que no sea todo lo bueno que se podría esperar. Es lo que le ocurre a muchos usuarios que optan por AMD, pensando que son una ganga porque son procesadores y gráficas más baratas que la contrapartida de Intel y Nvidia.

Lo son, sin duda, pero con algunas cosas a tener en cuenta. En las tarjetas gráficas, una GTX 970 con arquitectura Maxwell consume la mitad que una R9 290, tiene buena capacidad de overclocking y da buenos resultados, dejando problemas de memoria a un lado. Por eso en las tarjetas AMD tendremos gran potencia (sobre todo en altas resoluciones), pero otros apartados como ruido o calentamiento flojean.

Eso cambiará (espero) en la nueva tarjeta gráfica que está preparando y que contará con memoria de alto ancho de banda (HBM, high bandwidth memory). Más bits por ciclo y menos velocidad para reducir un 50% el consumo de la memoria y abaratar costes de fabricación ya que se trata de una memoria 3D (aunque a mi me gusta llamarla memoria por capas porque refleje mejor lo que es).

La nueva tarjeta gráfica se presentará este trimestre y será posiblemente la R9 390X, compatible con DirectX 12 y con las características de realidad virtual LiquidVR de AMD, junto con mejoras en el juego a resoluciones 4K (ideal para la realidad virtual). Tengo muchas esperanzas puestas en este nuevo chip, pero AMD lleva decepcionando ya bastantes años, y con el cambio de rumbo en cuanto al precio más vale que sea realmente potente.

Vía: Ars Technica.